Ayurveda viene del sanscrito y significa conocimiento de la vida, donde “Ayur” es vida y “Veda” es conocimiento. La medicina ayurvédica es uno de los sistemas de curación holísticos más antiguos del mundo y es considerada una medicina tradicional por la OMS. Su desarrollo se inició hace miles de años en la India donde hoy en día se imparten clases sobre este milenario sistema curativo. Es un método integral porque contempla a la persona en su todo. Se basa en la creencia de que la salud y el bienestar dependen principalmente de la relación mente – cuerpo – espíritu. Su objetivo es suscitar una buena salud. Al contrario de lo que normalmente se practica, un proceso reactivo en el que se cura una vez enfermado, esta forma de medicina promueve la proactividad, se pretende evitar curar previniendo. Aun así, se pueden encontrar tratamientos orientados a problemas de salud específicos. Pero no sólo trata enfermedades y sus síntomas, sino que estudia todos los factores entorno a ella, desde los físicos hasta los emocionales.

Como el Ayurveda se centra en las causas de las enfermedades sin centrarse en sus síntomas, prioriza la alimentación haciéndola principal protagonista de estos desequilibrios en nuestra salud.

Los practicantes de Ayurveda creen que todo en el universo, vivo o muerto, está conectado. Si los tres elementos antes mencionados están en armonía con el universo, mente – cuerpo – espíritu, gozas de buena salud. Si este equilibrio se rompe por cualquier motivo la enfermedad entra a formar parte de la ecuación. Puede verse afectado por anomalías genéticas o del nuestro propio nacimiento, también las lesiones en el cuerpo entran en juego, la edad, las emociones, y no hay que olvidar el cambio climático y estacional.

Según ayurveda la persona está formada de cinco elementos básicos que se combinan en el cuerpo para crear tres energías vitales llamadas doshas. Dependiendo de la proporción de estos elementos y como y en qué proporción se presente, la composición del individuo dará a un tipo físico u otro. Los elementos universales son:

  • Éter: Creador, sutil y expansivo.
  • Tierra: seca, firme, sólida y estable
  • Agua: fría, atrayente, maleable y expansiva.
  • Viento: Frío, seco, ambulante, desigual y ligero.
  • Fuego: caliente y luminoso.

Los doshas en ayurveda controlan el funcionamiento de nuestro cuerpo. Toda persona tiene una mezcla única de los tres doshas como si fuera su huella dactilar, pero uno de ellos suele ser más fuerte que los demás. Cada uno controla una función corporal diferente y dependiendo de los doshas se cree que los problemas de salud variarán. Si te apetece curiosear cual es tu dosha dominante (teniendo en cuenta que un diagnóstico preciso solo lo obtendrás en consulta) yogafit.com tiene un test general. Sin embargo, no hay que olvidar que esto solo es el molde, pero que a lo largo de nuestra vida podemos ir cambiando la fuerza de cada dosha. Kapha sueles estar más presente en la infacia, Pitta en la juventud y Vatta en la vejez, pero recuerda, cada uno tenemos una fuerza distinta y no siempre seguimos el mismo patrón.

  • Vata dosha – éter y viento: Se cree que este es el más poderoso de los tres. Controla las funciones corporales básicas, como la división de las células, la mente, la respiración, el flujo sanguíneo, la función cardíaca y la capacidad de eliminar los desechos a través de los intestinos. Como está compuesto de éter y viento sabemos que su energía es fría y seca por lo que necesita de alimentos calientes y húmedos. Las cosas que pueden interrumpirlo incluyen comer demasiado pronto después de una comida, miedo, pena y quedarse despierto hasta muy tarde. Si esta energía es la principal fuerza vital, es más factible que desarrolle problemas como ansiedad, asma, enfermedades cardíacas, problemas de la piel y artritis reumatoide. Las personas con Vatta dominante son analíticos y no pueden dejar la mente descansar. Son nerviosos, suelen vivir constantes situaciones de estrés. Hablan mucho, no duermen profundamente y suelen tener frío.
  • Pitta dosha – fuego y agua: Este dosha controla la digestión, el metabolismo y ciertas hormonas que están relacionadas con su apetito. Los Pitta suelen poder comer de todo y como es un dosha cálido necesita compensarlo con alimentos frescos. Las cosas que pueden interrumpirlo son comer alimentos agrios o picantes y pasar demasiado tiempo al sol. Si es tu fuerza principal, es posible que tenga problemas como la enfermedad de Crohn, enfermedad cardíaca, presión arterial alta e infecciones. Estas personas son muy activas e impulsivas. No conocen la paciencia y lo quieren todo rápido. Son muy competitivos, emprendedores y buenos deportistas. Odian el calor y por ello tienden a beber mucha agua. Les encanta el picante y las especias.
  • Kapha dosha – agua y tierra: Controla el crecimiento muscular, la fuerza y la estabilidad del cuerpo, el peso y su sistema inmunológico. Puedes bloquearlo durmiendo durante el día, comiendo demasiados alimentos dulces y comiendo o bebiendo cosas que contienen demasiada sal o agua. Si es su principal energía vital, los profesionales creen que puede desarrollar asma y otros trastornos respiratorios, cáncer, diabetes, náuseas después de comer y obesidad. Los Kapha son personas pasivas y tranquilas. No toman decisiones sin pensar, estudian todas las opciones y sus consecuencias. Hablan pausadamente y duermen como un bebé. Son tímidas y suelen ser propensas a coger peso con facilidad. Les encantan los dulces.

Cuando se recibe tratamiento ayurvédico se obtiene un plan de tratamiento diseñado específicamente para la persona en cuestión teniendo en cuenta su físico, su parte emocional única, su fuerza vital principal y el equilibrio de los tres doshas. Para ello se hace un diagnóstico completo al individuo y se le sugieren prácticas positivas para aplicar a su vida diaria. El terapeuta en ayurveda tiene los alimentos que se consumen, medicamentos naturales y posibles preparaciones. La mente también es parte de este tratamiento en el que la meditación, el yoga y los pranayamas entran en juego. Finalmente, las emociones cierran este perfecto análisis de la persona. El objetivo es purificar el cuerpo de alimentos no digeridos, que pueden permanecer en su cuerpo y provocar enfermedades. El proceso de limpieza, llamado “pancha karma”, está diseñado para reducir sus síntomas y restablecer la armonía y el equilibrio. Pueden utilizarse diferentes métodos entre los que encontramos la purificación de la sangre, el masaje, los aceites médicos, las hierbas y los enemas o laxantes.

Espero que ahora tienes algunas nociones más sobre lo que es y lo que implica el Ayurveda y que hayas disfrutado de este post.

Namaste

Por Natalia


Se está procesando…
¡Bien! Ya estás en la lista.

La vida solo se puede entender mirando hacia atrás, pero solo se puede vivir mirando hacia adelante. – Soren Kierkegaard