Vrksana, o postura del Arbol, desarrolla tu equilibrio estático. Sin embargo, en esta postura la inestabilidad es algo muy normal por lo que has de echar mano de las poderosas herramientas de la respiración y de la calma para poder encontrar tu centro.

En el yoga, hay un principio llamado satya que enseña a los yoguis a pensar, hablar y actuar en alineación con lo que es verdadero. Debido a que es una pose de equilibrio desafiante, ofrece la oportunidad de practicar este principio al alinearse con la verdad en tu propio cuerpo.

La postura del Árbol es una oportunidad para experimentar la magia de la práctica del yoga: si estás dispuesto, tratar de equilibrarte sobre una pierna se convierte en una investigación de tu propia verdad. Honrar tu verdad podría significar bajar el pie a un lugar debajo de la rodilla o incluso al suelo, llevar la rodilla levantada ligeramente hacia adelante en el espacio para alinear las caderas, o enganchar suavemente el abdomen para quitar el arco de la parte inferior de la espalda. ¡A través de una investigación honesta, puede descubrir tu verdadera alineación y encontrar tu equilibrio, sin importar dónde tu rodilla termine apuntando!

Practica satya en todas tus poses siendo honesto acerca de tus propios límites. Cuando te alineas de una manera sincera, creas una base sólida y equilibrada a partir de la cual tus poses crecerán y florecerán.

El Árbol - Vrksana Yoga

A nivel físico, el Arbol incluye los músculos grandes de la pierna que se encuentra apoyada en el suelo. Además, los músculos del torso y los del muslo que se encuentra doblado trabajan para asegurar la apertura de la pierna.

Es esencial que se contraigan los abductores de la cadera, en especial el glúteo medio para evitar desestabilizarse. Para poder mantener el equilibrio también has de tener en cuenta que el centro de gravedad se traslada a la parte inferior del abdomen en el lado de la pierna elevada.

Es muy importante que tengas en cuenta que para encontrar el equilibrio en la postura del Arbol, debes explorar la realidad de tu propio cuerpo, especialmente, tu capacidad de apertura de caderas

Esta postura te enseña a practicar la alineación estable y vertical de Tadasana (Postura de la montaña) mientras trabajas con un estiramiento de cadera y muslo interno con la pierna levantada.

Para evitar caerte, debes explorar y comprender tu capacidad de apertura de cadera. Si tus caderas no están naturalmente abiertas y te obligas a abrir la rodilla tu pelvis se retorcerá en esa dirección desequilibrándote.

Practicar Vrksasana ayuda a pensar en “equilibrio” como un verbo en lugar de un sustantivo. En lugar de tratar de lograr un estado de equilibrio, concéntrate en el acto de equilibrio.

La Postura del Árbol

Preparación: Supta Vrksasana

Prueba esta variación de Vrksasana para explorar cómo de abiertas están tus caderas, con la ayuda del suelo. Es decir, realiza el Arbol tumbad@ sobre la esterilla.

Acuéstate boca arriba, junta los pies y flexiona ambos brazos como si estuviera presionando contra una pared. Levanta las rótulas y lleva los músculos de las piernas hacia las cavidades de las caderas. Observa el espacio entre tu espalda baja y el suelo. Si hay mucho espacio mete el abdomen llevando la pelvis hacia delante de forma que la curvatura desaparezca.

Coloca las manos sobre los puntos de la cadera y observa que están nivelados entre sí y apuntando hacia el techo. Lleva tu pie derecho hacia su muslo interno izquierdo tan alto como sea posible, presiona la planta del pie contra su muslo y deja que tu rodilla se abra hacia el suelo.

Levanta la rodilla del suelo lo suficiente como para que tus caderas estén niveladas nuevamente. Mira dónde están ahora tu muslo y tu rodilla: este es su grado natural de apertura de cadera. Ayuda a reafirmar las piernas y presionar la parte superior del muslo izquierdo firmemente hacia abajo mientras se aplica suavemente la parte inferior del abdomen.

Ahora inténtalo en el otro lado, notando lo diferente que es cada lado.

Vrksasana sobre la Pared

Ahora, practica la posición del Árbol de pie, usando una pared como soporte y como otra herramienta para explorar tu capacidad de abrir caderas.

Inhala profundamente, arrastra hacia abajo a través de ambos pies y engancha las piernas al reafirmar los músculos del muslo. Coloca las manos en las caderas y sintiendo la pelvis hacia adelante. Levanta tu pie derecho lo más alto que puedas en tu muslo interno izquierdo; presiona el pie y el muslo juntos para mayor estabilidad.

Gira el muslo derecho hacia afuera y empújalo hacia la pared. Al hacer esto, sentirás que tira de la pelvis hacia la derecha. Sigue presionando la rodilla hacia afuera, yendo hasta la pared, y observa hasta qué punto se abre la pelvis. Ahora, engancha la pierna de pie con fuerza y lleva las caderas hacia el centro hasta que miren hacia adelante. Lleva tu rodilla lo más adelante posible. Esta acción te mostrará tu verdadera capacidad para abrir la cadera. Siente qué músculos estás activando para mantener esta posición.

Después inténtalo con la otra pierna.

Drishti es una palabra sánscrita que significa ver o mirar. En la práctica del yoga, cada pose tiene un punto de observación prescrito, o drishti, diseñado para enfocar los ojos en un solo punto y llevar la mente a un estado estable y concentrado. Drishti es una práctica profunda que nos enseña a mirar hacia afuera mientras llevamos la conciencia hacia adentro. En las posturas de equilibrio, descansar la mirada en un punto inmóvil frente a ti es una herramienta invaluable para mantener tu atención en la pose y mantenerte equilibrado.

Pose Final: Vrksasana

Ponte en la postura de la Montaña. Inhala profundamente, elevando el pecho y exhala mientras bajas los omóplatos por la espalda. Mira hacia adelante y encuentre un drishti, o un punto de observación constante.

Coloca las manos sobre las caderas y levanta el pie derecho sobre el muslo izquierdo. Haz una pausa mientras te acomodas en la pose. Luego, abre el muslo derecho lo más que puedas hasta que la pelvis comience a girar con la pierna. Observa hasta qué punto puedes abrir la rodilla sin girar la pelvis hacia la derecha. Abre la rodilla y luego vuelve a colocar la pelvis en neutral. Haz una pausa cuando encuentres tu verdadera pose y lleva tus manos a tu corazón. Si te sientes estable, estíralos por encima. No los lleves demasiado atrás, lo que podría hacerte caer hacia atrás. Estira tus brazos como ramas que llegan al sol. Respira en tu árbol, encarnando las raíces de abajo, el tronco fuerte y la floración completa de arriba.

Mejorar tu Equilibrio en El Árbol

Siéntete libre de usar una pared. Puedes poner una mano en una pared cercana o ponerte cerca de una pared en caso de que pierdas el equilibrio.

Coloca tu pie levantado más bajo sobre tu pierna del suelo. Está bien poner el pie en la pantorrilla interna o incluso en el tobillo, con los dedos de los pies apoyados en el suelo.

Suaviza tu cara. Si te estás mordiendo los labios o apretando la mandíbula, ablanda y suelta.

¡Intenta divertirte!

Espero que ahora te lances y empieces a practicar esta bonita asana que te ayudará a equilibrarte y a fortalecerte por dentro y por fuera. 🧘🏻‍♀️ 🧘🏻‍♀️ 🧘🏻‍♀️ 

Si te ha gustado el post no te olvides de darle a like, compartir y seguirnos en Facebook. 🥰

Además no te pierdas los post Yoga y la espalda y morning yoga.

Namaste

Sembrad enseguida la semilla de los buenos hábitos. Crecerá poco a poco. – Sivananda

Por Natalia