Natarjasana, o postura del Bailarín es una asana de equilibrio estático muy exigente. Esta postura también se considera de fuerza, flexibilidad y agilidad. A pesar de ser, en esencia una postura de equilibrio estático, también conlleva algo de equilibrio dinámico para poder entrar y salir de la asana correctamente. El Bailarín combina estabilidad y movilidad con esfuerzo y comodidad.

Nataraja significa Dios del Baile, el bailarín cósmico estático. De esta forma, Shiva (una de las principales deidades del hinduismo) a menudo se muestra en un marco circular, que representa el fuego cósmico que crea y destruye todo. Sostiene agni (fuego) en una mano, nuevamente representando el significado de la creación y la destrucción, otra mano está envuelta con una serpiente y gesticulando un Abhaya o mudra. El tercero tiene un tambor con forma de reloj de arena conocido en sánscrito como damaru, y se sostiene con el mudra damaru-hasta, que representa el tiempo y el ritmo de la música y el universo. La cuarta mano apunta hacia uno de sus pies levantados y danzantes. Esto atrae la atención del espectador sobre el aspecto de la danza, la elevación, la energía, el movimiento y la fuerza para bailar la danza de la vida, sin importar los obstáculos que podamos enfrentar.

El uso del fuego dentro de la representación de Nataraja también es un guiño significativo hacia la transformación. El fuego transforma la forma, convierte la materia sólida en cenizas, hierve el agua en vapor y también se ha utilizado en sacrificios rituales en muchas religiones durante miles de años.

El baile que se muestra a Nataraja actuando se conoce como Ananda Tandava, traducido como el “baile de la dicha”. Es esta danza la que representa todo movimiento, flujo, ritmo, creación, manifestación y transformación de la vida.

Sin embargo, hay dos aspectos diferentes del baile con los que podemos relacionarnos cuando nos encontramos practicando la postura de yoga Natarajasana o bailando el baile de la vida cotidiana. Estos dos aspectos del baile son Lasya, la forma suave y tranquila de baile asociada con la creación, y Tandava, que se dice que es el baile “violento y peligroso”, asociado con la destrucción. A veces, una práctica de yoga puede sentirse como una forma de Lasya, suave y fluida, sin esfuerzo, donde cada postura se siente bien y el cuerpo responde positivamente a lo que se le pide. A veces, sin embargo, tu tiempo en la esterilla puede parecerse más al baile de Tandava; incómodo y, dependiendo del maestro o de la postura, ¡francamente precario también!

La práctica del yoga puede transformar un baile que alguna vez fue incómodo en una secuencia fluida de movimientos cómodos, la importancia radica en cómo nos movemos a través de los momentos de la vida.

Las posturas más avanzadas del yoga a menudo requieren reunir una combinación de habilidades difíciles. La postura del Rey Bailarín (Natarajasana) requiere un fuerte equilibrio, una inclinación hacia atrás intensa y hombros abiertos, todo lo cual lleva tiempo cultivar.

Beneficios de Natajarasana

Natarajasana fortalece las piernas, mejora el equilibrio y la fuerza de nuestro core, y estira los hombros. Abre los flexores de la cadera (músculos psoas) como un contador para las caderas apretadas que se desarrollan por estar sentado demasiado.

Mejora el equilibrio y la fuerza central ayuda en muchas actividades diarias y deportes. También necesitará un buen enfoque y concentración para esta pose, y la práctica ayuda a entrenar esas habilidades.

Los músculos grandes de la cadera y la pierna de apoyo se contraen intensamente para poder realizar el equilibrio. La parte anterior de la cadera y del muslo elevados se estiran al doblar la pierna que realiza el contrapeso. Los músculos de la espalda se contraen para realizar una extensión hacia atrás, mientras que el abdomen y el pecho se estiran.

Instrucciones paso a paso

Comienza poniéndote de pie en la postura de la montaña (Tadasana) con tu peso igualmente distribuido en ambos pies.

Tadasana - La Montaña - Yoga depresión
  1. Cambia tu peso sobre el pie derecho. Dobla la rodilla izquierda para levantar el pie izquierdo del suelo. Mantén la rodilla izquierda en línea con la derecha.
  2. Sujete el empeine de su pie izquierdo con su mano izquierda. Su pulgar descansa sobre la planta del pie y apunta en la dirección de los dedos de los pies.
  3. Levanta el brazo derecho hacia el techo.
  4. Levanta la pierna izquierda detrás de ti mientras adelantas el torso como contrapeso. Recuerda que tu rodilla izquierda no debe extenderse hacia un lado. Tu brazo derecho también se moverá hacia adelante.
  5. Patea con fuerza el pie izquierdo con la mano izquierda para levantar la pierna más arriba y profundizar la flexión hacia atrás. Mantenga activos los dedos del pie izquierdo.
  6. Fija tu mirada (Drishti) en algo que no se mueva para que no pierdas el equilibrio.
  7. Abre los dedos de los pies para mejorar el equilibrio. Además esto puede ayudarte a contrarrestar los juanetes.
  8. Mantén de 5 a 10 respiraciones.
  9. Baja la pierna izquierda hacia atrás en línea con la derecha. Repite la pose del otro lado.
NATARAJASANA - MakingYoga

Errores comunes

Necesitas una buena base para Natarajasana, así que asegúrate de extender los dedos de los pies sobre el pie de apoyo. Tu rodilla debe estar ligeramente flexionada, no bloqueada, hiperextendida o demasiado doblada. Debes engranar los cuádriceps (los músculos en la parte delantera del muslo) para mantener la rodilla de apoyo suave.

Mantén las rodillas alineadas con las caderas para que no sufrir una rotación que estropee la alineación.

Modificaciones y Variaciones

Colócate cerca de una pared para poder tocarla con la mano si te cuesta mantener el equilibrio.

Si tienes dificultades para levantar la pierna o alcanzarla, puedes usar una correa o cinta para ayudarte.

Un Desafío

Cuando te sientas muy cómodo con la pose descrita anteriormente, comienza a trabajar en las siguientes variaciones:

  1. Trabaja tu pie izquierdo en el hueco de tu codo izquierdo. Dobla el brazo derecho y deja caer la mano derecha detrás de la espalda para unir con la mano izquierda. Esto es casi como una versión de pie de la Sirena.
  2. Mueve tu agarre sobre tu pie izquierdo para que tu codo izquierdo apunte hacia el techo.
  3. Una vez que sostengas tu pie izquierdo con la mano izquierda desde arriba, mueve tu brazo derecho a una posición paralela y coge el mismo pie levantado. La posición de tus brazos y pies es similar a la de Paloma. Si no puedes alcanzar el pie con ambas manos sobre la cabeza, coloca una correa alrededor del pie para ayudar a cerrar la brecha.
  4. Balancea y profundiza.

Seguridad y precauciones

Evite esta postura si tienes una lesión en el tobillo o la espalda o si tienes mareos o problemas de equilibrio. Asegúrate de proteger tu rodilla de apoyo no bloqueándola.

Espero que este post te guste y que te ayude a realizar correctamente Natarajasana. Si te ha gustado no te pierdas mi artículo sobre la postura del Arbol.

No te olvides de darle a like, suscribirte y dejar un comentario :).

Namaste

El yoga no es un entrenamiento, se trata de trabajar en ti mismo.

Por Natalia