Normalmente, despertar suele ser algo que haces a regañadientes después de presionar el botón de repetición de la alarma múltiples veces. Sin embargo, te aseguro que puedes convertir esta rutina en algo que quieras hacer, una oportunidad diaria de unos minutos que cambie tu día entero para mejor.

Si se utiliza correctamente, puedes despertar con un mejor estado de ánimo, impulsar tu compromiso de comer bien y aumentar tu probabilidad de hacer ejercicio cada día, y lo que es mejor, ¡todo mientras está en la cama! Yo diría que todo eso es mejor que presionar un botón de repetición más.

Si comienzas el día moviéndote de forma consciente antes de que tu mente ponga resistencia ya estarás en camino a una mañana llena de endorfinas y a un día más centrado, en forma y seguro de ti mismo.

Las asanas que te voy a mostrar son todas válidas para un buen despertar, por ello, no he querido escoger ninguna porque creo que cada persona tiene unas necesidades distintas. Por ello, te invito a que las pruebes y las incorpores de la forma que sea más agradable y beneficiosa para ti.

LA PRÁCTICA. 10-15 min.

  • 3 saludos al sol
  • 5 min de asanas
  • 5 min de meditación
  • 1 min para poner un propósito a tu día.

Saludo al Sol

https://www.pinterest.es/pin/22025485661823822/?nic=1

Repite 3 veces con cada pierna sin olvidar respirar correctamente en cada movimiento.

ANANDA BALASANA- BEBÉ FELIZ

Esta es una postura intermedia, que suele utilizarse entre posturas para descansar. Cómo estamos hablando de morning yoga, y por la mañana necesitamos algo más de relax para ir despertado al organismo, no la utilizaremos como intermedia, sino como una asana más.

Si no puedes coger tus pies por su base, no te preocupes, respeta a tu cuerpo y coge las pantorrillas. Si tienes alguna cinta elástica te ayudará pasarla por la planta de los pies para ir forzando la postura.

Esta postura te ayudará a abrir tus caderas y hacerlas más flexibles. Además, tu ayudará a alargar los isquiotibiales y liberará tu sacro. Por otra parte, masajearás tu estómago, beneficiarás la parte baja de la espalda y estimularás tus riñones.

Mantenla durante 5-10 respiraciones.

GARADUSANA – Águila Sentada

La postura del águila sentada o la Garudasana sentada abre las articulaciones de los brazos y los hombros. En sánscrito, Garuda es el nombre del águila que es el vehículo del Señor Vishnu. En la postura del águila sentada, los dos brazos se juntan y los dos brazos delanteros se tuercen. Da un buen estiramiento a los brazos y los músculos de los hombros.

Toma de 5 a 10 respiraciones aquí, luego descruza los brazos y repite con el codo izquierdo arriba.

APANASANA – Rodillas al Pecho

Tirar de las rodillas hacia el pecho puede parecer una simple pose, pero “Apanasana”, en realidad se refiere a “fuerza vital que se mueve hacia arriba”. Se cree que es la polaridad para el yóguico “Prana”, que significa energía vital, conocida por los chinos como Chi y los Mauis como Mana. Apana es una energía utilizada para ayudar al cuerpo a eliminar los desechos y las toxinas.

Entonces, además de hacer que las cosas se muevan escaleras abajo, Apanasana también es una excelente manera de aumentar la flexibilidad de las articulaciones, así como de estirar de manera segura los músculos de la parte baja de la espalda, tocar los dedos de los pies crea demasiado redondeo de la columna vertebral.

En este caso, no sólo nos recogeremos en Apanasana si no que en cada repetición nos estiraremos sosteniendo la cabeza y las piernas elevadas.

Repetiremos esta secuencia 3-5 veces.

PARVATASANA – La Montaña Sentada

Los beneficios para la salud de Parvatasana son la mejora del equilibrio corporal y la postura. Además, la práctica de esta asana trabaja en la columna vertebral y endereza los músculos de la espalda mejorando el funcionamiento de los órganos internos.

Si practicas este ejercicio de forma regular tu cuerpo se vuelve fuerte y la soltura del cuerpo también se elimina. Por otra parte, con esta postura eliminarás la tensión en los hombros y la espalda.

Aunque este ejercicio no debe de ser problemático, si sientes dolor en la espalda, evita realizarlo.

Estiramos los brazos hacia arriba y después redondeamos las espalda poniendo nuestros brazos al frente.

Repite 3-5 veces.

PARSVA TADASANA – Montaña Lateral

Cambiaremos de lado pero 3-5 veces.

¡Cuéntame como te ha ido esta sesión de Yoga en los comentarios!

¡Comparte con alguien que creas que podría disfrutar!

Namaste


Recuerda, no importa lo profundo que llegues en una postura. Lo que importa es quién eres cuando llegas allí. – Max Strom