Los símbolos que muestran el simbolismo budista provienen de los siglos posteriores a la muerte del Buda. Se cree que fue durante el reinado del emperador Ashoka, un poderoso emperador en gran parte responsable de la difusión del budismo, que la gente comenzó a representar las enseñanzas del Buda a través del simbolismo y el arte.

Buda no alentó el culto o la veneración de sus seguidores, y se cree que las imágenes del Buda y sus enseñanzas son raras durante su tiempo. Sin embargo, Buda usó muchas imágenes en sus enseñanzas como lo hizo cuando habló de girar la rueda del dharma. Aunque era muy respetado tanto entre los monásticos como entre los laicos que seguían el dharma, no era venerado como un dios o una deidad. Los símbolos que surgieron después de su muerte fueron en gran parte imágenes que representan sus enseñanzas.

A medida que el budismo comenzó a extenderse y dividirse en diferentes tradiciones, los símbolos se hicieron más comunes. Hay símbolos y arte de cuando los griegos entraron en contacto con el budismo, también de cuando el budismo viajó a China y Japón, y de su evolución hacia diferentes escuelas.

Unalome

El unalome es un símbolo que representa el viaje a la iluminación. Nos recuerda que el camino no siempre es recto, perfecto o incluso en la dirección “correcta”. Nuestros caminos hacia el despertar están llenos de pasos en falso, lecciones para aprender y sufrimiento. Cada una de las partes que componen este símbolo contiene un significado.

  • La espiral representa la corona o la cabeza. Es el “inicio” de lo nuevo.
  • A medida que viajas por el camino de la vida, los giros y vueltas o subidas y bajadas en el patrón representan las luchas en la vida.
  • La recta representa la iluminación y el logro del nirvana.
  • Los puntos al final del símbolo representan la muerte, o el momento en que nos desvanecemos en la nada.

Los Ocho Símbolos Auspiciosos

La Flor de Loto

La flor de loto es un símbolo apreciado en múltiples tradiciones orientales. Al crecer naturalmente en estanques, el loto comienza arraigado en el lodo y la escoria. Para florecer, debe abrirse paso a través del agua turbia hasta que finalmente rompe la superficie. Con el tiempo emerge y florece al sol, hermosa y completa.

Debido a su transformación única, el loto ha sido considerado como un símbolo de iluminación, pureza, renacimiento y triunfo sobre los obstáculos.

En el budismo, se dice que el viaje del loto refleja nuestros propios viajes espirituales. Inmersos en el sufrimiento, nuestro ser comienza como un brote de loto, cerrado y enterrado en lo profundo de la oscuridad fangosa. Solo viviendo a través de las virtudes budistas y abriéndonos paso a través de experiencias variadas podemos abrirnos lentamente a la iluminación. Los budistas también consideran que el loto es un símbolo importante de falta de apego: permanece firmemente plantado en el lodo mientras crece por encima de la superficie del agua, sin mancharse por la suciedad que lo rodea.

Si practicas yoga o meditación, es posible que hayas utilizado imágenes de loto sin darte cuenta. En hatha yoga, la postura del loto es una de las posiciones más fundamentales y asumidas para la respiración profunda. La postura del loto permite alcanzar la mayor concentración posible para la meditación. También se dice que este abridor de caderas despierta la energía cósmica inactiva conocida como kundalini.

Ciertos mudras, o gestos sagrados utilizados para canalizar la energía durante el yoga o la meditación, también invocan al loto. Se dice que un gesto con la mano conocido como Padma Mudra abre el Chakra del Corazón e inspira gratitud, empatía y amor incondicional. Para crear el Padma Mudra, uno simplemente toca los talones de ambas manos mientras extiende todos los dedos. El meñique y los pulgares de cada mano se tocan, creando la imagen de un loto que florece al sol.

La Rueda del Dharma

La rueda del dharma es uno de los símbolos más antiguos del budismo. En todo el mundo, se usa para representar el budismo de la misma manera que una cruz representa el cristianismo. También es uno de los ocho símbolos auspiciosos del budismo.

Una rueda de dharma tiene tres partes básicas: el cubo, la llanta y los radios.

  • El círculo, representa la perfección del dharma, la enseñanza del Buda.
  • El borde de la rueda representa la concentración meditativa y la atención plena, que mantienen unida la práctica.
  • El centro representa la disciplina moral. A veces se dice que los tres remolinos que se ven a menudo en el centro representan los Tres Tesoros o las Tres Joyas: Buda, dharma, sangha.
  • Si la rueda tiene ocho radios representan el Camino Óctuple.
  • Se la rueda tiene diez radios, los radios representan las diez direcciones, hacia todas partes.
  • Se la rueda tiene doce radios, representan los doce enlaces de origen dependiente.
  • Se tiene 24 radios representan los doce enlaces de origen dependiente más la inversión de los enlaces y la liberación del samsara.
  • Se tiene 31 radios representan los 31 reinos de existencia de la antigua cosmología budista.
  • Si la rueda tiene cuatro radios representan las Cuatro Nobles Verdades.
  • Si la rueda tiene radios que sobresalen más allá de la rueda representan varias ideas penetrantes.

La Sombrilla

Según el budismo convencional, la sombrilla es un símbolo de protección contra enfermedades, obstáculos, energías dañinas y sufrimiento experimentado en los tres reinos inferiores de la existencia.

En el arte budista, el paraguas indica seres iluminados. Es el equivalente del halo en el arte cristiano. La parte superior abovedada representa la sabiduría, mientras que las borlas representan la compasión.

El eje es una representación de la columna vertebral humana. Alrededor de las vértebras hay tres canales de energía, conocidos en sánscrito como Ida, Pingala y Sushumna. Es a través de estos canales de energía que la energía de kundalini viaja desde la base de la columna vertebral hasta el cerebro. Cuando se despierta kundalini, el iniciado se ilumina.

La interpretación general de la sombrilla tiene algunas medias verdades: representa protección y prosperidad, pero a través de la adquisición de conocimiento y no a través de medios materiales.

Los Peces Dorados

Los dos peces dorados son un símbolo de felicidad y libertad. Inicialmente, los dos peces representaban los dos ríos principales de la India: los ríos Ganges y Yamuna. Estos dos ríos están asociados con los canales solares y lunares que se originan en las fosas nasales y llevan los ritmos alternativos de la respiración.

En el budismo, los peces son un símbolo de suerte y fortuna. También simbolizan la felicidad y la valentía. Esto se debe a que los peces son libres de moverse en el agua con el coraje suficiente para enfrentar los peligros desconocidos en el océano.

Además, el símbolo de los dos peces dorados representa los dos pilares principales de todas las enseñanzas del Buda: paz y armonía. Estos dos son una parte crítica del viaje hacia la iluminación.

La Caracola

La caracola es un símbolo espiritual que se ha utilizado en muchas culturas a lo largo de la historia. El uso práctico es asociar la caracola con el despertar espiritual en el simbolismo. En el mito hindú, la caracola emite el sonido Om que se dice que despierta a los ignorantes de su sueño.

Según la corriente principal del budismo y el hinduismo, la concha también se asocia con un discurso veraz y fuerza. El patrón en espiral en la punta de la concha representa el comienzo de la existencia.

Cuando expandimos nuestro nivel de conciencia, el llamado despertar espiritual, vibramos en una frecuencia más alta y nos conectamos a estados más elevados de conciencia dentro de nosotros mismos, desde donde encontramos la Verdad.

La Bandera de la Victoria

Originalmente, la bandera de la victoria era un estándar militar llevado en la antigua guerra india, y llevaba la insignia específica de su campeón. La bandera de la victoria fue adoptada por el budismo temprano como un emblema de la iluminación del Buda, anunciando el triunfo del conocimiento sobre la ignorancia.

La bandera de la victoria también denota el triunfo de Buda sobre Mara, que personifica los obstáculos en el camino hacia la realización espiritual. Específicamente, se dice que hay cuatro tipos de Maras, cada una representando un obstáculo individual en el camino hacia el progreso espiritual. Fue solo después de conquistar estos cuatro rasgos negativos que Buda pudo proclamar la victoria sobre la ignorancia y alcanzar el nirvana.

  • Mara de la corrupción emocional
  • Mara de la pasión
  • Mara del miedo a la muerte
  • Mara del orgullo y la lujuria

El Jarrón

El jarrón es un símbolo de riqueza y prosperidad. Sin embargo, su verdadero significado espiritual se relaciona con la liberación de la mente. Gautama Buda dijo que todo sufrimiento proviene del apego al deseo y que para terminar con el sufrimiento hay que dejar de preocuparse por los resultados finales.

La religión budista declara que el “jarrón de tesoros inagotables” representa la riqueza del conocimiento y la abundancia espiritual que nos dio el Buda.

El Nudo Infinito

El nudo infinito simboliza la unidad que existe entre la sabiduría infinita y la compasión, con un principio o un fin. Además, este símbolo representa Samsara, el ciclo interminable de nacimiento, muerte y renacimiento, el ciclo kármico que continúa eternamente a menos que haya una liberación espiritual total. Como este símbolo no tiene principio ni fin, también representa la sabiduría de Buda.

Espero te haya resultado interesante el post. Si ha sido así no olvides compartir y darle a me gusta.

Namaste

Para entender todo, es necesario olvidarlo todo.

Buda

Por Natalia