El Yoga es una disciplina que lleva en Occidente más de cien años, pero que antes de que formara parte activa en esta parte del globo, ya se practicaba en diversas zonas de Asia como modo de vida, especialmente en la India. En la actualidad, el yoga se ha convertido en una moda que está permitiendo que miles de personas disfruten de sus múltiples beneficios. Probablemente, su auge también esté ligado a al despertar de la conciencia de nuestra sociedad en la salud, la ecología y el bienestar. No importa la edad, el sexo o las condiciones físicas que tengamos ya que siempre se puede practicar en menor o mayor medida alguno de los tipos de yoga que existen.

Se realizan varios estilos que derivan del Hatha Yoga, el más popularizado. Sin embargo, hay estilos más espirituales, como el Kundalini, o más exigentes físicamente como el Yoga Bikram, que se practica en una ambiente caliente simulando la temperatura de la India. Además, existe el yoga facial para relajar y tonificar los músculos de la cara de forma que ayudamos a prevenir el envejecimiento de la piel.

Esta es la magia de esta práctica milenaria, no hay barreras ni condiciones, sólo hay que tener ganas y poner nuestro corazón al servicio del ser. Si esto te ha parecido muy esotérico, no te preocupes porque, como podrás comprobar más adelante, los beneficios del yoga incluyen mejoras físicas significativas y no tienes porque ser creyente para que estos beneficios físicos y mentales entren a formar parte de tu vida. De hecho, me gustaría recalcar, que el yoga ya está empezando a formar parte de instituciones tradicionales como la educación pública, la atención médica y el lugar de trabajo. Esto es debido a que poco a poco se ha ido aceptando su aportación a una mejor calidad de vida a largo plazo.

¿Quién no está dispuesto a realizar una práctica placentera que puede ayudar a nuestra vida tras la jubilación? Entre sus beneficios el yoga ayuda a prevenir y curar enfermedades de una forma muy natural y agradable. Como no es necesario pertenecer a una religión concreta porque principalmente, se practica desde el respeto, no importa cual sean tus creencias para formar parte de este movimiento tan beneficioso.

Gracias a la práctica del Yoga aprendemos a vivir mejor, disfrutando de cada momento, con salud y paz interior. Esto repercute en una sociedad más feliz y sana, una mayor conciencia para cuidar y valorar nuestro entorno como parte de nosotros.

Pero, ¿en qué consiste el Yoga? Como la repetición de la palabra “Om” se usa para llevar a los devotos a estados alterados de conciencia, también se usa un regimiento de asanas, o posturas corporales, para lograr un sentimiento de unidad con el flujo de energía cósmica del universo. Junto con ejercicios de respiración y prácticas de meditación, las posiciones de asanas son el camino hacia la serenidad y la espiritualidad. En resumen, con el Yoga se pretende llegar al bienestar físico y mental.

Espero que te decidas a unirte a esta comunidad para que juntos, podamos aprender a vivir mejor a través del yoga, estoy segura que no te decepcionará.

Namaste

“Este es el verdadero secreto de la vida. Estar completamente comprometido con lo que haces en el aquí y ahora.”

Por Natalia